Logo Ágora

COLUMNISTAS

Juan Ramón de Caso

CAJÓN DE SASTRE

@jrdkzo
Visitas: 2807

Cajón de sastre.

La importancia del paseo canino (3a parte)

 

Podemos concluir que el paseo del perro tiene que ver con una serie de necesidades; equivocadamente se piensa que, únicamente, está relacionado con una necesidad fisiológica. También está relacionado con otro tipo de necesidades: físicas, sensoriales, sociales y hasta de salud mental.

Pensar que sacar a pasear al perro es sinónimo de sacarlo “al baño” es equivocado. Las personas en general no tienen conciencia de la importancia del paseo y lo que es más, se ignora que un paseo mal dado, “un mal viaje”, puede resultar contraproducente; en lo personal considero que, en algunos casos, sería preferible que las personas no sacaran a pasear a sus perros, ya que el balance, al final del paseo, es negative: el perro regresa peor que cuando salió de casa.

El paseo canino tiene varios propósitos; corrijo, existen diferentes tipos de paseos caninos y cada uno de ellos tiene diferente propósito.

Por alguna extraña razón, culturalmente, todo el mundo piensa que nació sabiendo como tener un perro; también todo el mundo piensa que sabe como pasear un perro. Una y otra cosa no tienen ciencia ¿ de verdad?

Cierto es que en estado salvaje, en libertad, un animal, un cánido, buscará la manera de satisfacer todas sus necesidades. La Madre Natura, que nunca se equivoca y que nada deja al azar, se ocupará de cubrir cada aspecto. El problema realmente lo tenemos con los perros de ciudad y que cada vez son más humanizados.

El primer tipo de paseo, el más elemental, sería el paseo fisiológico; este paseo es fácilmente reemplazable, simplemente asignando un espacio en casa para que el perro orine y defeque; de esta manera se evidencia que esta no puede ser la principal razón para sacar a pasear a nuestro perro.

Valdría la pena detenerse a reflexionar en las implicaciones que tiene permitir que un perro, so pretexto de satisfacer una necesidad fisiológica, vaya marcando durante todo el paseo; probablemente aquí radique una buena parte de la explicación de la problemática de jerarquización que enfrentan, hoy día, una buena parte de los propietarios de mascotas.

¿Qué sucede si no se le permite al perro marcar como propio el territorio en dónde vive y si, por el contrario, se le permite marcar todo cuanto le apetezca fuera de su domicilio?

Podriamos pensar en un Segundo tipo de paseo cuyo propósito sea la socialización. Equivocadamente la mayoría de las personas piensa que la socialización únicamente tiene que ver con que un perro haga “nuevos amigos”. La socialización tiene más que ver con familiarizar a nuestro perro con su entorno.

El hecho de que el perro sea un animal social, gregario no significa que nuestro perro sea amigo de todos los perros del vecindario. Conozco muchos propietarios de perros anacoretas que pretenden que su perro sea “ Miss simpatía” y que se lleve bien con cuanto perro se encuentre en el camino. Los seres humanos también somos, por definición, seres sociales y no por eso somos amigos de todos, ni estamos obligados a interactuar con cuanta persona se cruce en nuestro camino. Deberíamos ser más empáticos con nuestros perros; pensemos en la infinidad de imprudencias que cometemos como propietarios en nombre de una mal entendida socialización.

Un tercer tipo de paseo podría tener como objetivo la ejercitación o el acondicionamiento físico. Pasear a un perro no significa solamente sacarlo a caminar; los cánidos son trotadores por antonomasia, es su aire natural, su cadencia arquetípica.

En la actualidad son pocos los espacios y los momentos en los que un perro puede corer y retozar con absoluta libertad; recordemos que el paseo canino, como concepto, debe tener como  propósito satisfacer las necesidades naturales del perro, el paseo al paso – válgame la expresión- no siempre cumple con ese cometido; es necesario tener en cuenta, edad, salud, condición física, etc.

Amable lector, una vez más se nos acabó el espacio y aún quedan muchas cosas que decir respecto del paseo canino. La próxima vez que saque a pasear al Bobby o a la Britney piense si ese paseo satisface las diversas necesidades del can o si es solo para satisfacer la necesidad de usted de no tener que limpiar sus desechos en casa.

Agradezco a usted, desde el fondo de mi corazón, el favor de su atención y su lectura; gracias por tomarse el tiempo de leer ésta colaboración.


// 21/07/2020

Compartir

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

Siguiente

Columnista del día

Daniel Hernández Hernández

Películas con madre

Más artículos de Juan Ramón de Caso

NOTICIAS RECIENTES