Logo Ágora

COLUMNISTAS

Juan Ramón de Caso

CAJÓN DE SASTRE

@jrdkzo
Visitas: 2078

Cajón de sastre


El que paga manda


“El que paga manda”, “A caballo regalado no se le ve el colmillo”, “Limosnero y con garrote”. Los refranes son compendios de sabiduría, sintetizan verdades corroboradas a lo largo de los tiempos.

Las frases matonas, pegadoras quieren ser refranes, pero no les alcanza, quedan a deber, pretenden ser lo mismo, pero más barato.

Me explico: se ha puesto de moda y, justo es reconocer que con gran fuerza, el slogan de “Adopta no compres”; la pegadora frase oculta, en su mandato, varias cosas de las que los sabios refranes ya nos habían dado cuenta.

Cuando se nos pretende imponer el hecho de que debemos adoptar(sic) y no comprar una mascota, lo que no se nos advierte es que, parafraseando el refrán del caballo regalado, cuando se nos da un perro en donación ( mal llamada adopción) no podemos reclamar; mal haríamos si osáramos reclamar cualquier vicio, defecto o resabio que tenga el inocente animalito.

De tal suerte que los pretendidos rescatistas podrían acuñar un nuevo refrán que dijera algo así como: “A perro adoptado no se le ve el colmillo…( ni los vicios ni resabios)”.

Sería deseable que afuera de los albergues o refugios de los rescatistas se colocara un letrero, además de grande en un lugar visible, que dijera: “Salida la mercancía NO se admite reclamación”.

Lo cierto es que, aunque no se acostumbre publicitar tal leyenda en esos lugares, la llevan a la práctica a pie juntillas. Hay de aquel que ose arrepentirse de haber “adoptado” o pretender devolver un perro a un albergue, refugio o rescatista. Al impío le caerá oscura y tenebrosa, eso no se hace (intentar regresar un perro resabioso) engañar incautos si se puede, es la constante.

En efecto, cuándo las personas pretenden “adoptar” (sic) un perro todos son maravillosos; todos son amorosos y pacientes con los niños, fieros guardianes con los malandros y celosos guardianes del hogar, ser leales y amorosos con sus dueños lo traen por añadidura, faltaba más…

Si acaso el incauto nuevo dueño se atreve ya no a reclamar, sino tan solo a señalar que el perrito tiene algunos “defectitos” algunos issues como ser reactivo, agresivo, tener problemas con la posesión de recursos o ansiedad por separación, por citar algunos, le espera una retahíla de reclamos, lo menos que le dirán, parafraseando el refrán, es que “limosnero y con garrote”.

Como se atreve a quejarse o reclamar algo que le dieron gratis, aunque la mayoría de las veces no es tan gratis ya que hay cuotas de por medio o pagos en especie tales como costales de croquetas, arreos, etc.

Tal vez se podría argumentar en defensa de la mayoría de rescatistas que su desconocimiento e ignorancias, aunados a su inconsciencia no les permiten identificar cuando sus protegidos presentan un problema.

Es bien sabido que en México y en la mayoría de los países de Latinoamérica los rescatistas se caracterizan por su infinito amor a los animales, sus buenas intenciones, pero también por su supina ignorancia acerca de las cuestiones más básicas y elementales de etología canina.

Los rescatistas, los refugios y albergues en nuestra realidad no llevan protocolos para llevar a cabo los rescates y posteriormente las “adopciones”; e tal suerte que van por la vida recogiendo a cuento perro se les cruza por el camino y, consecuentemente, van endilgando a aquel que se deje el problemita de cuatro patas y cola.

La mayoría de personas parece ignorar el hecho de que la exitosa campaña de “Adopta no compres” fue lanzada por las grandes corporaciones fabricantes de alimentos para mascotas, a quienes poco o nada les interesa si el perro es o no de raza, lo que les interesa es que tenga aparato digestivo y que consuma sus productos de cuestionables ingredientes y de dudosa procedencia.

Lo mismo sucede con las “fábricas de perros” y los criadores de azotea y de traspatio; al igual que los rescatistas no ofrecen ninguna garantía de su “producto” ¿cómo va uno a reclamar ante esas baratijas? Si ya le están perdiendo ¿cómo van a ofrecer garantía alguna?

Contrario a lo que se piensa adoptar(sic) no es la solución, sino adquirir un perro con criadores serios, gente entendida que conoce su quehacer y que ofrece garantías.

Estas fechas son épocas de reflexión; amable lector lo invito a reflexionar a este respecto, dejemos de repetir por repetir frases matonas sin razón y pensemos que “el que paga manda” si usted adquiere un ejemplar con un criador serio, conocedor y responsable podrá usted exigir las garantías que de otra manera no le podrán ofrecer.

Estimado lector, un año más termina, un año complicado, difícil de muchos aprendizajes, de muchas lecciones. Se avecina un nuevo año con la esperanza de un nuevo día lleno de oportunidades.

Mi gratitud para usted y mis bendiciones. Agradecido siempre con quienes me hacen favor de obsequiarme su tiempo y el favor de su lectura. Gracias y recordemos que la vida es bella. Deseo de todo corazón que el año venidero sea mejor, en todos sentidos, que este que termina.

 

Compartir

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

Siguiente

Columnista del día

Juan Ramón de Caso

No tengas un perro como mascota

Más artículos de Juan Ramón de Caso

NOTICIAS RECIENTES