Logo Ágora

COLUMNISTAS

Juan Ramón de Caso

CAJÓN DE SASTRE

@jrdkzo
Visitas: 2507

Cajón de sastre.


¿Así que quieres un cachorro para Navidad?


Este asunto de los perros significa diferentes cosas para cada persona; para algunos es un modus vivendi, de manera legítima, para otros es la manera de engañar y estafar incautos. Para ciertas personas es un pasatiempo, habrá para quienes sean su pasión, su vida, etc. Para mi los perros cumplen varias funciones importantes: satisfacen mis inquietudes intelectuales, me ayudan a ser una mejor persona y me permiten hacer amigos.

Los perros me han permitido aprender muchas cosas, algunas que inclusive he podido aplicar en mi vida como patrón, como docente o como padre; inclusive me permiten escribir en este espacio. Por otra parte, me han permitido conocer a muchas personas: excelentes personas algunos, otros buenas personas; algunos más malos y otros peores. De todo tipo como en botica pues…

Estos ires y venires en el mundo del perro me han permitido conocer a una persona a la que admiro, por su bonhomía y su sencillez. Ya en alguna otra ocasión he mencionado a Don Salvador “Chava” Guerra, uno de los pilares de la canofilia en San Juan del Río, Querétaro. Don Chava tiene, como perrero, varias facetas una de las más interesantes, desde mi punto de vista, es que es un pensador; piensa y repiensa las cosas, cuestiona y se cuestiona, es crítico y generoso con su conocimiento. Lo comparte a cualquiera que se acerque con deseos de aprender. Probablemente no sea casualidad que se llame Salvador.

Con asiduidad lo leo y, el día de ayer leía uno de sus razonamientos; hacía un ejercicio de concientización para todas aquellas personas que desean adquirir un cachorro para Navidad. Aquí se los comparto:

Nos dice Don Chava Guerra que algunas personas quieren comprar un cachorro para la navidad; agregaría yo que también por estas fechas con el espíritu navideño a flor de piel, muchos piensan en adoptar un perro. Lo de menos es si es comprado o “adoptado”. Con buen juicio Don Chava señala que no es malo adquirir un cachorro para estas fechas, siempre y cuando se haga uno responsable del perro al 100%.

Don Chava menciona, a manera de recordatorio, que el cachorro que llegue en Navidad, estará en al menos 10 navidades más; es decir 3,650 días.

Durante ese lapso se requiere dedicar 228 días (5,475 horas aproximadamente) para sacarlo al parque, pasearlo todas las mañanas, sin importar qué tan desvelado o trasnochado esté el humano. Agrego yo: los perros no saben de días feriados, navidades, años nuevos ni de domingos ni vacaciones; para un perro un día es igual al otro.

A lo largo de su vida el perro requerirá, al menos, 1,460 kilos de alimento y ¿adivine qué? los perros procesan ese alimento, así es que tendrá el dueño que recoger al menos 7,300 veces el excremento de su perrito o su perrote, según sea el caso.

Si piensa irse de vacaciones, tendrá que pensarlo dos veces o al menos planear las vacaciones, escogiendo destinos y sitios “dog friendly” o considerar la opción de las pensiones o guarderías caninas, con sus consiguientes gastos.

Falta considerar el tema de la atención médica veterinaria, preventiva, la atención durante enfermedades, intervenciones quirúrgicas, vacunas, desparasitaciones, baños, estéticas en su caso, implementos, accesorios.

En el presupuesto habrá que considerar una partida para imprevistos tales como: daños ocasionados por el Firulais, accidentes, etc.

También habrá que estar dispuesto a vivir cubierto de baba, pelos y que el entorno “huela a perro”. Por supuesto habrá que considerar también el final, tanto el gasto económico como el desgaste emocional, el duelo.

Concluye su reflexión Don Chava señalando que los perros no son juguetes y destaca el hecho de que es increíble la cantidad de animalitos que son abandonados después de las fiestas decembrinas. La recomendación final es que si no está dispuesto a cubrir tales exigencias o si alguien considera que es mucho trabajo, mejor se compre un peluche.

Yo por mi parte, amable lector lo invitaría a que si quiere un perro para navidad, si piensa agregar un perro a su “Wish list” ésta navidad piense si, con el tiempo, el perro terminará como antena de Dish… en la azotea.

Tener un perro, indudablemente nos puede traer innumerables alegrías y beneficios, pero también trae aparejados gastos y ya ve que ahorita anda un poco escaso él dinero en muchos hogares.

Amable lector, cuídese y cuidémonos todos. Todos los días nos enteramos de que, lamentablemente, habrá sillas vacías en diversas familias ésta navidad. Deseo de todo corazón que no sea su caso. Le doy las gracias y lo bendigo estimado lector. Hago votos por que nos reencontremos en este mismo espacio la próxima semana.


Fecha de publicación: 08/12/2020

Compartir

Anterior

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

17

18

19

20

Siguiente

Columnista del día

Daniel Hernández Hernández

Películas con madre

Más artículos de Juan Ramón de Caso

NOTICIAS RECIENTES