Logo Ágora

COLUMNISTAS

Juan Ramón de Caso

CAJÓN DE SASTRE

@jrdkzo
Visitas: 2276

Cajón de sastre


Amor para dar…

Frecuentemente escucho, por todos lados, personas que se ostentan como amantes de los animales en general y de los perros en particular; igualmente, con la misma frecuencia escucho decir que lo único que necesitan los “peluditos” es alguien que los ame…

Tales afirmaciones son muy comunes en los círculos de los rescatistas y los “adoptantes”. Las redes sociales están abarrotadas de publicaciones en tal sentido.

Ambas afirmaciones son falacias, por decir lo menos. La primera obligación de quien dice amar algo o a alguien es conocerlo y satisfacer sus necesidades, cuando menos las básicas. Lo dicho por lo que se refiere a la primera de las falacias; respecto de la segunda falacia, esa que dice que los perritos solo necesitan amor, me recuerdan aquella canción de Juan Gabriel que decía, palabras más, palabras menos “No tengo dinero, ni nada que dar, lo único que tengo es amor para dar…”

Efectivamente, hay personas que piensan que solo con amor y buenas intenciones los perros estarán bien. Algunas personas no reparan en las obligaciones y los compromisos económicos que representan el hacerse cargo de una mascota.

No voy a generalizar pero percibo que hay un común denominador entre quienes “rescatan” perros y entre quienes los “adoptan”: el desconocimiento y la ignorancia. Me explico.

Cada que tengo oportunidad de hablar frente a un grupo de rescatistas y “amantes de los perros” me gusta comenzar con una sencilla pregunta, les pido que me digan ¿qué es un perro?, les pido que me definan un perro.

Las caras de asombro y de incredulidad, ya las podrá usted imaginar amable lector, ¿cómo es posible que me atreva a preguntar semejante cosa? ¿quién no sabe lo qué es un perro? A la fecha, prácticamente nadie, me ha podido definir lo que es un perro.

Frente a tal escenario, el de la falta de una definición de perro, opto por preguntar a mi audiencia si me podrían ayudar a caracterizarlo, les pido que me indiquen que aspectos caracterizan a un perro y ya entrados en gastos les pido que me digan que necesidades tienen los perros.

Normalmente me dicen que los perros son nobles, que son leales, que son el mejor amigo del hombre, que son magníficos compañeros, etc. ¿pero, y las características? ¿dónde quedo aquello de que son cánidos, mamíferos, depredadores, oportunistas, carroñeros, gregarios… dónde queda aquello de la función zootécnica de la especie y de las razas…

Ya para que hablar de sus necesidades, la mayoría piensa que los perros solo requieren agua, croquetas, atención médica y salir a pasear de vez en cuando, fin de las necesidades caninas. Perdón olvide mencionar el amor, necesitan amor, mucho amor.

He repetido hasta el cansancio que el maltrato animal tiene una y mil caras; no se requiere amarrarle cuetes y latas a la cola, bañarlo en chapopote y machetearlo para maltratar a un perro. El mayor índice de casos de maltrato animal se da por negarle la posibilidad de manifestar comportamientos que le son propios con arreglo a su naturaleza; el mayor maltrato animal es no saber que necesidades tiene un perro o a sabiendas no permitirle que sea y se comporte como perro.

Vistas así las cosas, en este contexto, la pregunta obligada es ¿cómo es posible que personas desconocedoras e ignorantes de las necesidades y la naturaleza canina se atrevan a “rescatar” perros?

¿Cómo es posible que una persona que desconoce o ignora la naturaleza y las necesidades de un perro pretenda adquirir uno, ya sea por compraventa o por donación?

Es probable que ahí radique una de las principales causas de abandono; es posible que las personas abandonen a sus perros porque no sabían lo que costaba mantener uno, ignoraban que implicaba tiempo, dinero y capacitación.

Muy probablemente las personas habían idealizado el perro que soñaban tener y se sorprendieron al descubrir que un perro es demandante, huele a perro, suelta pelo y babea. Seguramente se habrá decepcionado al descubrir que de fábrica no vienen educados y que si no se le instruyó de la manera adecuada, con arreglo a su naturaleza, muy seguramente no habrá aprendido a auto regularse y a controlar esfínteres.

Ciertamente los perros son todo aquello y más que se dice en sus loas, en las películas de Hollywood y en las redes sociales, pero también lo es que implica responsabilidades, gastos y hasta sacrificios.

¿Qué pasaría si de pronto descubrimos que aquellas personas que dicen amar a los perros en realidad los utilizan para cubrir sus carencias y llenar vacíos existenciales y emocionales?

¿Qué pasaría si descubrimos que a las personas no les interesa satisfacer las necesidades de los animales que tanto dicen amar y que más bien se centran en satisfacer sus propias necesidades a costa de sus bienamadas mascotas?

¿Qué pasaría si nos damos cuenta que quienes dicen amar a las mascotas, no tienen amor para dar? Ya se sabe que no puede uno dar aquello que le hace falta, aquello de lo que carece.

Hace poco escuche a alguien decir que durante la pandemia se habían elevado los casos de “adopciones”, me da mucho gusto, me alegro. Me preocupa que las personas piensen que esos perritos comprados o adoptados lo único que necesitan es amor.

Estimado lector, agradezco siempre su atención y el favor de su lectura.


Fecha de publicación: 23/03/2021

Compartir

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

Siguiente

Columnista del día

Daniel Hernández Hernández

Películas con madre

Más artículos de Juan Ramón de Caso

NOTICIAS RECIENTES