Logo Ágora

COLUMNISTAS

Juan Ramón de Caso

CAJÓN DE SASTRE

@jrdkzo
Visitas: 2911

Cajón de sastre.




Tenencia responsable de mascotas (1ª parte)

Amable lector, espero se encuentre usted bien en medio de esta prolongada pandemia. Seguramente usted sabe que tener una mascota implica compromiso, en ocasiones sacrificios y gastos, numerosos gastos. Tener una mascota implica una tenencia responsable que va más allá de ministrarle croquetas, agua, besos y abrazos. Implica muchas cosas más.

En el mundo jurídico ciertas personas se encuentran obligadas a proporcionar alimentos a sus deudores (hijos, cónyuge, etc.) el concepto de alimentos, tratándose de personas, comprende: los alimentos propiamente dichos, el vestido, la vivienda, educación y la atención médica.

En tratándose de las mascotas debería ser – si no igual la obligación- semejante; los animales, específicamente perros precisan: alimentos, “educación”, un lugar dónde guarecerse de las inclemencias del tiempo, ejercitarse física y mentalmente, así como atención médica. Los propietarios de animales debemos brindárselos.

En esta oportunidad me voy a referir a ésta última, en su vertiente de la salud preventiva. Por estas fechas se celebró en nuestro país la Jornada Nacional de Vacunación Antirrábica Canina y Felina. No siempre el gobierno mexicano, en específico el sector salud, ha cometido pifias; también ha tenido aciertos y logros importantes. Las jornadas nacionales de vacunación, como la antirrábica son muestra de ello.

La Jornada Nacional de Vacunación Antirrábica Canina y Felina  ha tenido el enorme mérito de poder traspasar las barreras transexenales, los cambios de administraciones y erradicar una enfermedad mortal como lo es la rabia. Se afirma que desde el año 2006 no se han registrado decesos humanos a causa de la hidrofobia (aka rabia),

Según datos de la Secretaría de Salud del Gobierno de México, la jornada de vacunación este año celebró su XXIX edición. 29 años de celebrarse de manera ininterrumpida. En 1990 se registraron 60 decesos de personas a causa de rabia transmitida por perros.

La rabia se reconoce como la zoonosis de mayor importancia en México ( enfermedad más grave transmisible de los animales al hombre). La rabia es una encefalitis aguda, contagiosa y mortal, provocada por un virus.

Si bien es cierto que la rabia es la zoonosis más grave, no es la única. Se afirma que la Secretaria de Salud aplica la friolera de 18 millones de dosis. Tiene la particularidad de que su aplicación no tiene costo, para la población, es gratuita.

Eso nos lleva a la consideración de que muy probablemente el éxito en la lucha contra la rabia se deba a la gratuidad de la vacuna, pero al no ser la única zoonosis debemos ser conscientes de que los perros precisan otras vacunas, así como desparasitaciones, que no son gratuitas y que implican un gasto.

Como ya se dijo líneas arriba, las zoonosis son enfermedades que padecen los animales pero que pueden transmitirse al ser humano. Hay enfermedades  habituales entre mascotas (moquillo, parvovirus canino y la enfermedad del gusano del corazón) que no se pueden trasmitir a los seres humanos. Sin embargo, las mascotas son portadoras de algunas bacterias, virus, parásitos y hongos que pueden provocar enfermedades en los seres humanos a quienes infectan. Los humanos desarrollan estas enfermedades trasmitidas por otros animales cuando reciben una mordedura o arañazo o cuando entran en contacto con excrementos, saliva o caspa animal.

Amable lector, algunas de las enfermedades que las mascotas transmiten al hombre son casi impronunciables, dignas de el mejor trabalenguas: Toxocariasis, Toxoplasmosis, Borreliosis, Ehrlichiosis, Leishmaniosis, Hidatidosis, Dipylidium caninum, Sarna, Sarcóptica, Leptospirosis, entre otras.

Si quiere tener pesadillas y terminar horrorizado investigue las zoonosis que puede transmitir un inofensivo pecesito o una tortuguita.

Estimado lector, acúsome de haber externado una temeraria inferencia en días pasados; osé expresar qué si las personas llevan a vacunar contra la rabia a sus perritos, a los puestos de vacunación del sector salud, eso indicaba que - muy probablemente - esos mismos perros no contaran con el cuadro completo de vacunas que les correspondería y menos aún con sus respectivas desparasitaciones.

Tal situación es entendible, aunque no justificable, en tratándose de personas de bajos recursos, pero no así en personas de apellido noble y doble, de esas que cuentan en sus cocheras con varios autos de marcas y modelos tan difíciles de pronunciar como las enfermedades que pueden transmitir sus peluditos.

No se me ofendan, nadie juzga a nadie, mi abuela siempre sabia me enseñó que lo que se ve no se juzga…a final de cuentas lo que está en riesgo es la salud pública, la salud de perros y humanos, la salud de quienes ni siquiera tienen mascota, así de grave, delicado y complicado es este asunto de las zoonosis.

Si alguna lección nos ha dado esta pandemia es que la salud es uno de lo bienes más caros y preciados que tenemos, que no se da en maceta. La salud se previene y se cultiva. Hay economías mal entendidas, no debemos ahorrar en el tema de las vacunas y las desparasitaciones del Bobby y la Britney, mi abuela decía que lo barato sale caro…

Amable lector, agradezco su tiempo y el favor de su lectura, ruego su indulgencia para la expiación de mis pecados al externar mis piensos y mis opiniones, que no sé si sean las mejores pero, eso sí, son muy mías.


Fecha de publicación: 29/09/2020

Compartir

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

Siguiente

Columnista del día

Daniel Hernández Hernández

Películas con madre

Más artículos de Juan Ramón de Caso

NOTICIAS RECIENTES