Logo Ágora

COLUMNISTAS

Héctor Gómez de la Cortina

SALVO SU MEJOR OPINION

@gomez_cortina
Visitas: 1161

TRINCHERA CIUDADANA


JUAN JESÚS

Hace dos semanas murió el ingeniero Juan Jesús Ramírez Cruz. Lo conocí en el 2012 junto a otras agradables personas y conviví durante varios años con él en inolvidables tertulias llenas de sabiduría y de cultura. Tuve el privilegio de compartir el pan y la sal en su casa. Juan Jesús era un tipo agradabilísimo, cultísimo, estudioso, responsable y puntual. Quererlo era fácil. Su amabilidad y generosidad fueron siempre su sello distintivo.

El ingeniero como muchos le decían, fue un reconocido locutor y un apasionado de la educación. Quienes lo conocieron desde la juventud dan cuenta de su inquietud por el conocimiento, de sus ganas por destacar y aprender más, pero a la vez, de su sencillez y humildad por compartir lo mucho que sabía.

Melómano empedernido y excelente cantante. Muchos años de su vida los entregó a la maravillosa trova celayense, la cual en cuestión de minutos podía construir bohemias extraordinarias con las peculiares voces de cada uno de los integrantes.

Juan Jesús deja un vacío muy grande en el medio cultural de nuestra ciudad. Juan Jesús se suma a la lista de amigos de edades mayores que se han adelantado en el camino y con los que me unían lazos fraternos de amistad y a los cuales admiré, como el profesor Raúl Macías Muñoz, Mauro Villagómez Santana, Roberto Pérez Duarte y Javier Guiza Alday.

El miércoles 2 de diciembre sus tradicionales mensajes de buenos días en WhatsApp cesaron súbitamente. La fatalidad apareció. Quiero pensar que Juan Jesús se fue en paz y tranquilo. Aislado, pero consciente y sabedor del cariño de quienes lo conocimos.

Dice Charles Dickens en sus Cuentos de Navidad que “Tuvimos un amigo que lo fue desde nuestra edad temprana, con quien a menudo imaginamos los cambios que sobrevendrían en nuestras vidas y alegremente aseguramos cómo hablaríamos, caminaríamos, pensaríamos y conversaríamos cuando llegáramos a viejos. Se le destinó una habitación en la Ciudad de la Muerte cuando estaba en la flor de la vida. ¿Debemos cerrarle la puerta de nuestro recuerdo de Navidad? ¿Su amor nos habría olvidado?”

Juan Jesús no era joven, pero tenía mucho por dar, mucho por aprender y mucho por compartir. Lo echaré de menos, como muchos que tuvimos la bendición de haberlo conocido y que lo vamos a recordar siempre.


VACACIONES

Amables lectores, este columnista se toma unos días de descanso. Deseo a todos ustedes una Feliz Navidad y que pronto podamos superar este doloroso año. Un abrazo con mis mejores deseos para todos ustedes.



Fecha de publicación: 25/12/2020 

Compartir

Anterior

1

2

3

4

5

6

7

8

Siguiente

NOTICIAS RECIENTES