Logo Ágora

COLUMNISTAS

Daniel Hernández Hernández

Además de historia y cine...

@@
Visitas: 5077

Además de Historia y Cine.



De amores y amistades

Febrero es conocido en varios países occidentales como el mes del amor y la amistad y en específico el día 14 es más que celebrado. En nuestro país, muchos de quienes lo festejan, apenas se reponen de los gastos decembrinos o se estabilizan en sus deudas en instituciones bancarias o cajas de ahorro, cuando se enjaretan otra carga monetaria por algún tiempo, logrando que el feliz dador de regalos y en algunos casos los tamales del día de la Candelaria, sufra de insomnios, urticaria  y crisis nerviosas  para concretar pagos de sus adeudos.

La romántica celebración tiene sus orígenes en el siglo III, en la época que el imperio Romano de Occidente era gobernado por Claudio II de los años 268 a 270. Anterior a su mandato, en el transcurso, y posterior a este, algunos emperadores se dedicaron a labores bélicas y  hacer frente a las diferentes tribus bárbaras que asediaban a los romanos, imperio que  cayó en el año 476, entre varios factores, por estas incursiones venidas de varios frentes. El impero Romano Oriental o Bizantino, culminó hasta la caída de Constantinopla, en 1453 y que algunos estudiosos consideran el fin de la edad media.

A Claudio II le tocó combatir a los grupos germánicos y principalmente al imperio Galo, por lo que requería que su ejército fuera numeroso, bien entrenado y por ello tuvo la idea de prohibir los matrimonios a sus soldados, digamos que para que no tuvieran distracciones y llegaran vigorosos a los campos de batalla. Es aquí donde surge la leyenda del sacerdote Valentín, quien se opuso a la medida de su emperador y casaba en secreto a los jóvenes militares con sus parejas.

Al enterarse Claudio de la desobediencia, mandó encarcelar y posteriormente decapitar un 14 de febrero al después santificado Valentín. También se dice que el festejo al buen Valentín, fue para desaparecer la festividad romana de los Lupercales, que se celebraba el día 15 de febrero y en la cual se daba inicio a la vida sexual de los varones a través de lo que hoy conocemos como orgías, actividades muy usuales en varias culturas de la antigüedad.

No crea usted amable lector, que al año siguiente los romanos comenzaron a festejar esta fecha como motivo del amor y amistad, ya que bastante tenían con repeler a las huestes bárbaras para darse tiempo en regalar globos en forma de corazones, peluches que con el transcurso del tiempo serían condominios de ácaros y menos chocolates que aún no se conocían en  la vieja Europa, debido a su origen mesoamericano.

Hasta 200 años después fue santificado Valentín y se le asoció a temas amorosos, por lo que en el siglo XV se difundió más su figura y celebración con los poemas llamados valentinas, que después, en el siglo XIX se regalaban en modo práctico a través de  tarjetas, hoy en día casi olvidadas.  Cabe mencionar lo erróneo de las playeras o tarjetas con la leyenda Se mi Valentín o Be my valentine, a menos que estas sean otorgadas a quien se desee oficie una misa o ritual de casamiento.

Y ya que estamos en estas lides, la historia de la humanidad nos ha ofrecido auténticos romances y relaciones amistosas relevantes, las cuales darían cada una para escribir varios tomos enciclopédicos. Por citar algunos ejemplos, el primer caso registrado debe ser el de Adán y Eva y todas las metáforas que lleva consigo su relación de pareja.

De las relaciones más conocidas están la de Cleopatra, última reina de Egipto y el emperador romano Marco Antonio, inmiscuidos en una alianza política que los llevó a tener vida en común y motivo por que el de Roma fuera acusado por sus gobernados de traición. Entre atender asuntos militares y políticos, a Marco Antonio le dieron la falsa noticia que había muerto su amada egipcia, por lo que cual  se quitó la vida con su espada. Al enterarse de ello, Cleopatra también decidió quitarse la existencia, pero de una manera más sofisticada al hacerse morder el pecho por una serpiente venenosa. No sabemos si el reptil estaba entrenado o encantado para esa precisa labor.

Sin una amistad o afinidades, no hubieran existido revoluciones o movimientos contemporáneos, como el emprendido por Ernesto Che Guevara y Fidel Castro y demás cubanos para llevar a cabo una lucha con carácter socialista. Mismo caso para una revolución cultural como que emprendieron inconscientemente  John Lennon y Paul Mc Cartney o una relación fructífera  reciente en el ámbito cinematográfico con Robert de Niro y Martin Scorsese

En México también tenemos muchas historias, la más remota conocida es la de Malitzin, una mujer en suma inteligente y el español Hernán Cortés, una relación que definió por mucho la  historia de nuestro país y de quienes nos ocuparemos en nuestra siguiente columna.

Mi deseo por que no solo el día 14 o este mes sea de festejos. No se trata que diario se regale un bien material, sino que sea un ejercicio continuo de afecto para los suyos y así, amable lector, que sus insomnios y su revoloteo de mariposas en el estómago, sean dedicados a la persona amada o  la que quisiera amar, pero que no sean por sus deudas a instituciones bancarias o cajas de ahorro.

Sus comentarios y sugerencias son bienvenidas.

 

Compartir

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

Siguiente

Columnista del día

Enrique R. Soriano Valencia

Variedades constructivas

NOTICIAS RECIENTES